Pedro Muñoz Seca

Justo Fernández López


 

El dramaturgo Pedro Muñoz Seca (1881-1936), fue el creador de un teatro humorístico fácil pero que le convirtió en el autor de comedias de más éxito del primer tercio del siglo XX en su país.

Tomó la antorcha del género chico y del último Arniches en el que todo gira sobre lo grotesco, sin ninguna preocupación formal, en aras de entretener intranscendentemente a un público burgués sin pretensiones culturales.

Escribió comedias de carácter grotesco con un primer éxito en 1904 gracias al sainete El contrabando; gracias a esta pieza, decidió dedicar todo su tiempo a la escritura de piezas teatrales, dejadas aparte otras actividades.

En su maduración, la obra de Muñoz Seca dio en un nuevo género, que denominó astracán o astracanada (farsa teatral disparatada y chabacana), en la que predomina el humor grueso, el de la carcajada sonora, en un disparate cómico, cuyo único propósito era hacer reír a la gente con argumentos disparatados.

OBRAS

Pastor y Borrego (1917)

La venganza de don Mendo (1919)

Fue su mayor éxito escénico. Es una parodia de los dramas románticos, en la que apela continuamente a la fabla medieval y al retruécano. Esta obra sigue representándose, sobre todo en fiestas escolares y por grupos de teatro de aficionados.

Los extremeños se tocan (1926)

Anacleto se divorcia (1922)

Usted es Ortiz (1927)

La Oca (anagrama de Libre Asociación de Obreros Cansados y Aburridos, 1931)

Anacleto se divorcia (1932)

Escribió sátiras en contra de la República como La Oca (1931), que correspondía a las siglas de Libre Asociación de Obreros Cansados y Aburridos. De pensamiento conservador, con la llegada de la II República Española, escribió algunas obras de marcado carácter antirrepublicano. Fue fusilado cuando estalló la Guerra Civil (1936) en Paracuellos del Jarama (Madrid) por milicianos republicanos.