Ramón Gómez de la Serna

Justo Fernández López


BIOGRAFÍA

Ramón Gómez de la Serna (1888-1963), periodista y escritor, figura clave de la Vanguardia, nació en Madrid, hijo de un ilustre jurista, y murió en Buenos Aires.

Nací, o me nacieron, el día 3 de julio de 1888, a las siete y veinte minutos de la tarde, en Madrid, en la calle de las Rejas, número cinco, piso segundo.

Así comienza uno de sus libros más significados, Automoribundia.

Como era hijo de un ilustre hombre de Leyes, fue presionado en su familia para que estudiara Derecho, pero desde muy temprano se sintió atraído por el periodismo y la literatura.

Pronto se dio a conocer como escritor gracias a sus brillantes artículos publicados en los principales periódicos y revistas. Escribió en El Sol, La Voz, Revista de Occidente, El Liberal. Con Azorín fundó el PEN Club (la sucursal hispana del club de escritores más importante del mundo).

En 1915 fundó la tertulia del café Pombo, en la que ejerció de abeja reina del panal de literatos y artistas que allí se congregaba y del que dejó constancia plástica el pintor José Gutiérrez Solana.

Fue secretario del Ateneo de Madrid. Al estallar la Guerra Civil española (1936) tuvo que exiliarse en Argentina y se fue a Buenos Aires, de donde no regresó más. Allí, a pesar de no participar en política, sufrió las consecuencias de la caída del general Perón.

Falleció en Buenos Aires. Hoy sus restos descansan en el Panteón de los Hombres Ilustres, en la Sacramental de San Justo, en la misma fosa que el escritor romántico y periodista Mariano José de Larra (1809-1837).

Siempre se manifestó como un iconoclasta con respecto a las artes y tendencias culturales al uso y se mostró como un vanguardista de las vanguardias. Peculiar y original a él se debe la creación de la greguería.

Su obra se caracteriza por su arrolladora personalidad, hasta tal punto que creó un estilo conocido como el ramonismo, sinónimo de independencia, esteticismo y provocación.

Fue un nihilista que ante la sociedad caótica y carente de valores que le tocó vivir respondió con la extravagancia casi esperpéntica.

OBRAS

Fue un autor prolífico que escribió más de cien libros de todos los géneros como la novela, el ensayo, el cuento, el teatro o el artículo periodístico y de la greguería, que él mismo definió como “metáfora más humor”.

Autor incatalogable, escribió siempre con ingenio y brillantez, con la seguridad de que cualquier texto, por breve e insignificante que parezca, puede ser una genial obra literaria.

La literatura de Gómez de la Serna es la frontera donde termina la sequedad y la adustez de los prosistas de la Generación del 98 y renace el humorismo: un territorio nuevo, regado por la fantasía y el humor. La greguería es el arte de captar lo efímero.

La greguería afirma una tendencia propia de la literatura y el arte contemporáneos: la ruptura con la solemnidad y el gusto por la parodia de las convenciones.

Entrando en fuego: santas inquietudes de un colegial (1904)

Morbideces (1908)

La utopía (1909)

El concepto de nueva literatura (1909)

El lunático (1912)

Greguerías (1917)

Greguerías selectas (1919)

Ramonismos (1927)

Donde describe su estética.

Novísimas greguerías (1929)

Ismos (1931)

Total de Greguerías (1953)

BIOGRAFÍAS:

Oscar Wilde (1921)

Goya (1928)

Efigies (1929)

Retratos contemporáneos (1941)

Automoribundia (1948)

Autobiografía donde el autor se encuentra a sí mismo más interesante que a cualquiera de sus personajes y sostiene el interés del lector por medio de sus propias vivencias.

OBRA DRAMÁTICA

El ruso (1913)

El doctor inverosímil (1914)

Gollerías (1926)

El rastro (1931)

OBRA NARRATIVA

La viuda blanca y negra (1917

El incongruente (1922)

El secreto del acueducto (1922)

La quinta de Palmyra (1912)

El novelista (1924)

Cinelandia (1925-1926)

El torero Caracho (1926)

Seis falsas novelas (1927)

La mujer de ámbar (1927)

La nardo (1930)

El hombre perdido (1946)

Las tres gracias (1948)

La gregería

Greguería (del griego = lenguaje ininteligible, incomprensible: Hablar en griego) significa agudeza, imagen en prosa que presenta una visión personal, sorprendente y a veces humorística, de algún aspecto de la realidad, y que fue lanzada y así denominada por el escritor Ramón Gómez de la Serna en 1912. El autor eligió el término greguería por su valor eufónico. El significado original es ‘gritería confusa’: Confusión de voces altas y desentonadas.

Es un género breve, próximo al epigrama y a la captación súbita de una imagen cuya gracia reside en la transgresión de la lógica previsible. También puede asociarse al chiste.

Gómez de la Serna define a la greguería humorismo + metáfora: 'el atrevimiento a definir lo que no puede definirse', es un 'telegrama poético'. Agudeza o imagen expresadas brevemente y en prosa, en las que se plasma una visión de la realidad sorprendente y con frecuencia crítica y humorística.

Por su brevedad, se vincula también con el haiku japonés (composición poética que destaca por su concisión y su poder evocativo: consta de tres versos no rimados, de cinco, siete y cinco sílabas).

Gómez de la Serna definió su estética en Ramonismos (1927), y uno de los elementos que la compusieron es la greguería o arte de captar lo efímero.

Ejemplos de greguerías

Las sandalias son los bozales de los pies.

La pistola es el grifo de la muerte.

En las cejas tachó algo la naturaleza.

La lechuga es toda enaguas.

La leche es sueño batido.

En la noche helada cicatrizan todos los charcos."

Tocar la trompeta es como beber música empinando el codo.

Los tornillos son clavos peinados con la raya al medio.

La ametralladora suena a máquina de escribir de la muerte.

El cometa es una estrella a la que se le ha deshecho el moño.

Aparecen días tan húmedos que hasta los tenedores sienten reuma.

¡Oh!: puñetazo por sorpresa en un ojo de lo escrito.

Las románticas se tocaban un bucle como si hablasen por teléfono con ellas mismas.