José Bergamín Gutiérrez (1895-1983)

Textos


ECCE ESPAÑA

Dicen que España está españolizada,
mejor diría, si yo español no fuera,
que lo mismo por dentro que por fuera
lo que está España es como amortajada.

Por tan raro disfraz equivocada,
viva y muerta a la vez de esa manera,
se encuentra de sí misma prisionera
y furiosa de estar ensimismada.

Ni grande ni pequeña, sin medida,
enorme en el afán de su entereza,
única siempre pero nunca unida;

de quijotesca en quijotesca empresa,
por tan entera como tan partida,
se sueña libre y se despierta presa.

 


Paloma vuelta quimera
las peores guerras del mundo
te han hecho su mensajera.

 



Europa no habla griego, que habla gringo
creyendo que está hablando el europeo:
babélico balido y balbuceo
que se americaniza de vikingo.

Nunca soñó un Imperio Carolingo
tan incontinental cocaleo.
Ni encontró un Bonaparte a su deseo
tal respuesta, responso, ni respingo.

Respuesta que es apuesta y desatina.
Responso a la difunta Gran Bretaña.
Respingo que lo da quien más se empina.

Y mientras se la ignora o se la extraña
a una Europa, que, al serlo, fue latina,
ya no se habla en cristiano ni en España.

 


“Un soneto me manda hacer Violante…”

LOPE

 

Un soneto me pide que le haga,

ignorando las reglas del soneto,

otra nueva Violante, a quien, discreto,

pedirá mi soneto dulce paga.

Como en el eco de la voz se apaga

de la ripiosa consonancia el veto,

prisión será el soneto de un secreto

que ni su eco ni su voz propaga.

Secreto a voces que el silencio apura,

sonoramente, con el crepitante

temblor del verso como el de la llama.


Secreto que a sí mismo se asegura

por su sonoro son soneteante

cuando enmascara un corazón que ama.